¿Qué es una cofradía?

Es una asociación de artesanos o comerciantes formada para la ayuda y protección mutuas y para el fomento de sus intereses profesionales. Los gremios florecieron en Europa entre los siglos XI y XVI y formaron una parte importante del tejido económico y social en esa época.

Tipos y funciones del la cofradía

Las cofradías medievales eran generalmente de dos tipos, las de comerciantes o gremios de artesanos. Las cofradías  de comerciantes eran asociaciones de todos o la mayoría de los comerciantes de un pueblo o ciudad en particular; estos hombres podían ser comerciantes locales o de larga distancia, vendedores al por mayor o al por menor, y podían comerciar con diversas categorías de mercancías. 

Mientras que, las cofradías de artesanos, en cambio, eran asociaciones profesionales que solían estar integradas por todos los artesanos  de un determinado ramo de la industria o el comercio. Había, por ejemplo, cofradías de tejedores, tintoreros y bataneros en el comercio de la lana y de albañiles y arquitectos en el comercio de la construcción, y había gremios de pintores, herreros, panaderos, carniceros, marroquineros, jaboneros, entre otros. 

Las cofradías desempeñaban una variedad de funciones importantes en la economía local. Establecieron un monopolio del comercio en su localidad o en una rama particular de la industria o el comercio. 

Fijaron y mantuvieron normas sobre la calidad de los bienes y la integridad de las prácticas comerciales en esa industria,  trabajaron para mantener precios estables de sus bienes y productos básicos, y procuraron controlar los gobiernos municipales para promover los intereses de los miembros de las cofradías  y lograr sus objetivos económicos.

lugares

Historia temprana de las Cofradías

No hay pruebas directas de la existencia de asociaciones permanentes de comerciantes o artesanos en la antigua Mesopotamia o Egipto, y existen pocas pruebas más sobre tales sociedades en la Grecia prehelenística. Se sabe que tales asociaciones existieron en la antigua Roma, donde se las llamaba “collegia”. 

Estas cofradías de artesanos parecen haber surgido en los últimos años de la República Romana. Fueron sancionadas por el gobierno central y estaban sujetos a la autoridad de los magistrados. Desde el reinado del emperador Diocleciano, el gobierno imperial explotó deliberadamente estas cofradías, en interés de la autoridad pública y el orden social. 

El gobierno intentó restringir la pertenencia de las cofradías a una casta hereditaria de artesanos cualificados, pero las crecientes demandas financieras que el gobierno hizo a estas cofradías, también llamados gremios,  en los últimos días del Imperio Romano habían reducido la mayoría  a una posición precaria en el siglo IV d.C. 

Con la caída del Imperio Romano de Occidente, las cofradías desaparecieron de la sociedad europea durante más de seis siglos. Sin embargo, las cofradías sobrevivieron en el Imperio Bizantino, y particularmente en la ciudad de Bizancio (Constantinopla, ahora Estambul). 

El famoso Libro del Prefecto, manual de gobierno probablemente redactado por el emperador bizantino León VI en el año 900, ofrece una imagen de una elaborada organización gremial (cofradía), cuya función principal era la imposición de controles rígidos, especialmente con fines financieros y de recaudación de impuestos, a todas las artesanías y comercios de la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *